La interna de un Runner, un deporte que de a poco se masifica.

Ya es habitual que el primer domingo de abril, se realice la Maratón de Santiago, el evento más grande y masivo de Chile aprobado por la IAAF. / Foto: Archivo

“Corre Forrest, corre”

Me gusta hacer deporte, organizar su “pichanga” con los amigos, reírse un rato, mantenerse en forma. Pero la verdad, desgasta estar moviendo 10, 14 o 22 jugadores para cada partido. Siempre falla uno y hay que buscar una “galleta”, y como organizador, verse obligado a pagar la cuota de la cancha. Fue en esta urgencia por hacer deporte “sencillo”, que me tope con un afiche de la corrida Nike 2005. Así descubrí el running, disciplina de distancias cortas que va desde los 5k, 7k y 10K, que en los últimos años ha tenido una explosión de adeptos. En la ultima versión de la Maratón de Santiago Adidas 2011, hubo una alta convocatoria. Más de 8.500 corredores se inscribieron para los 10K; en los 21K más de 7.500 inscritos y otros 3.000 más para el desafío de los 42K.

 “Siempre fue divertido correr”

Para mi correr es una terapia, me enchufo a mi IPod, escojo los temas que me motivan y vamos a correr. Hoy, en plena primavera, los parques, bandejones centrales de las avenidas, calles y pistas. Se ven nutridas de runners, que buscan liberarse y mantenerse en forma. Cerati canta en Lisa de Amor Amarillo, “siempre fue divertido correr, dejar a este mundo detrás”. Para mí esa frase define el sentido de salir a trotar, es una terapia de concentración, de batallar contra el cansancio, de bajar las marcas o simplemente, sacarse esa mochila de stress y recorrer las calles a punta de “uno, dos, uno, dos”, “inhala, exhala”

“Tomarse la urbe”

Una de las cosas que potencia las actividad, es la energía que se trasmite entre los participantes de las corridas. Tomarse las calles en los circuitos, pasar por edificios, parques y calles que habitualmente se recorren en auto, en TranSantiago o bien debajo de ellas en metro. Es la sensación de descubrir nuestra ciudad. Además, de ver la propia capacidad de atravesar comunas movilizado sólo por nuestras piernas.

En las corridas los participante se van alentando mutuamente. Los “vamos que se puede”, “aguante”, “vamos chilenos”. Se van multiplicando. Hay una alegría de estar ahí, “de hacer” el reto de lo kilómetros por delante.

Junto con la explosión de corridas, también están los clubes de corredores por todos lados. Por ejemplo, en la comuna de la Florida, los días sábados y domingos, se reúnen en el bandejón central frente al Lider, aficionados de diferentes edades y experiencia. Todos entrenan juntos apoyándose. El club de unos amigos, “Corre.manía”, quienes se unieron para sacarse el stress, para meditar, por la camadería de crecer juntos. También están los ya conocidos Fullrunner, quienes poseen una revista y se organizan para viajar a Maratones en el extranjero.

 “De vez en cuando, viene bien”

Ya sea sólo o en grupo, correr en una instancia para estar en contacto con tu cuerpo, exigirlo, nutrirlo, ver de lo que es capaz. Es bueno entre pichanga y pichanga, un trote de 10K para llegar a escuchar tu corazón latir a mil.

Escrito por Leonardo Mendoza
Sígueme en Twitter: @mendocha

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s